AXOLOTL

 

En 1810, Alexander Von Humboldt conoció al Axolotl. Impresionado por la extrañeza del animal, tomó dos ejemplares de México y los llevó a París para que Georges Cuvier los estudiara.

 

Siglo y medio después, éste Peter Pan del reino animal, llamó la atención de Julio Cortázar en alguno de sus recorridos por el Jardín de las Plantas. 

 

Pero ¿qué pensaba mientras caminaba por ahí, antes de llegar al encuentro con el Axolotl? ¿qué senderos seguía? ¿se detenía en los Invernaderos donde Rousseau imaginó el trópico? ¿comía su almuerzo debajo del Ginko Bilova? ¿miraba el cuerpo desnudo de la Venus Hotentote al entrar en la sala de Anatomía comparada?

 

Hoy he decidido seguir sus pasos.

 

 

Fotograbados s/polímero

Letterpress.

30 X 19 X 1.5

Ciudad de México, 2016