La Casa de Asterión

 

Cada quién construye su propio jardín, cada quien acabará siendo su propio laberinto. Sin ambos, seríamos presa fácil. La sobrevivencia exige el pasadizo, la puerta falsa, la penumbra, el escamoteo, la reticencia, el camino tapiado. Al final, en el centro, se despliegan la palma y el ciprés, el estanque, la columna y su nube.”

                             Luis Palacios Kaim

 

Libro/caja/cubo/laberinto

10 x 10 x 10 cm

piezografía s/papel hannemüle

5 ejemplares

2005